El rufián dichoso: 30

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Acto II
Pág. 30 de 68
El rufián dichoso Acto II Miguel de Cervantes


(Salen el PRIOR y TELLO DE SANDOUALMA)

  
PRIOR

El es vn angel en la tierra, cierto, 240
y viue entre nosotros de manera,
como en las soledades del desierto;
no desmaya ni afloja en la carrera
del cielo, adonde, por llegar mas presto,
corre desnudo y pobre, a la ligera, 245
humilde sobre modo, y tan honesto,
que admira a quien le vee en edad florida
tan recatado en todo y tan compuesto.
En efecto, señor, el haze vida
de quien puede esperar muerte dichosa 250
y gloria que no pueda ser medida.
Su oracion es continua y feruorosa,
su ayuno inimitable, y su obediencia
presta, sencilla, humilde y hazendosa.
Resucitado ha en la penitencia 255
de los antiguos padres, que en Egypto
en ella acrisolaron la conciencia.


TELLO.

Por millares de lenguas sea bendito
el nombre de mi Dios; a este mancebo
boluio de do pense que yua precito. 260
Bueluome a España, y en el alma lleuo
tan grande soledad de su persona,
que quiero exagerarla, y no me atreuo.


PRIOR

Vuesa merced nos dexa vna corona
que ha de honrar este reyno mientras ciña 265
el cerco azul el hijo de la Zona.
Està entre aquestos barbaros aun niña
la fe christiana, y faltan los obreros
que cultiuen aqui de Dios la viña,
y la leche mejor, y los azeros, 270
que a entrambas les hara mayor prouecho.
Es exemplo de[e]stos jornaleros,
que es menester que tenga sano el pecho
el medico que cura a lo diuino,
para dexar al cielo satisfecho. 275


(Entran el PADRE CRUZ y FRAY ANTONIO.)

  
Aquesta compostura de continuo
trae nuestro padre Cruz, tan mansa y graue,
que alegre y triste sigue su camino:
que en el lo triste con lo alegre cabe.


<<<
>>>