El rufián dichoso: 32

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Acto II
Pág. 32 de 68
El rufián dichoso Acto II Miguel de Cervantes


TELLO.

La derrota 310
està de fuerça que siga
de la ya aprestada flota.


CRUZ.

Ni el vracan te persiga,
ni toques en la derrota
Bermuda, ni en la Florida, 315
de mil cuerpos omicida,
adonde, contra natura,
es el cuerpo sepultura
viua del cuerpo sin vida.
A Cadiz, como desseas, 320
llegues sano, y en San Lucar
desembarques tus preseas,
y, en virtudes hecho vn Fucar,
presto en Seuilla te veas,
donde a mi padre diras 325
lo que quisieres, y haras
por el lo que mereciere.


TELLO.

Hare lo que me pidiere,
y si es poco, hare yo mas.
Y aora, por paga, pido 330
de aquella buena intencion
que en su criança he tenido,
padre, que su bendicion
me dexe aqui enriquecido
de esperanças, con que pueda 335
esperar que me suceda
el viage tan a cuento,
que sople propicio el viento,
y la fortuna esté queda.


CRUZ.

La de Dios encierre en esta 340
tanta ventura, que sea
la jornada alegre y presta,
sin que en tormenta se vea,
ni en la calma que molesta.


F. ANTONIA

Si viere alla a la persona... 345


TELLO.

¿De quien?


F. ANTONIA

De la Salmerona,
encaxele vn besapies
de mi parte, y dos o tres
buçes, a modo de mona.


<<<
>>>