El rufián dichoso: 38

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Acto II
Pág. 38 de 68
El rufián dichoso Acto II Miguel de Cervantes



(Abre la celda; parece el PADRE CRUZ arrobado,
hincado de rodillas, con vn cruzifijo en la mano.)

  
¡Mirad que postura aquella
del brauo rufian diuino,
y si hallarà camino 530
Satanas para rompella!
Arrobado està, y es cierto
que, en tanto que el està assi,
los sentidos tiene en si
tan muertos como de vn muerto. 535
 
(Suenan desde lexos guitarras y sonajas,
y bozeria de regozijo.
Todo esto desta mascara y vision fue verdad,
que assi lo cuenta la historia del santo.)

  
Pero ¿que musica es esta?
¿Que guitarras y sonajas?
¿Pues los frayles se hazen raxas?
¿Mañana es alguna fiesta?
Aunque musica a tal hora, 540
no es decente en el conuento.


Miedo de escuchalla siento.
¡Valgame nuestra Señora!
 
(Suena mas cerca.)

  
¡Padre nuestro, despierte,
que se hunde el mundo todo 545
de musica! No hallo modo
bueno alguno con que acierte.
La musica no es diuina,
porque, segun voy notando,
al modo vienen cantando 550
rufo y de xacarandina.

 
(Entran a este instante seis con sus mascaras,
vestidos como ninfas lasciuamente,
y los que han de cantar y tañer,
con mascaras de demonios vestidos a lo antiguo,
y hazen su dança. Todo esto fue assi,
que no es vision supuesta, apocrifa ni mentirosa.



El rufián dichoso de Miguel de Cervantes

Personas - Acto I - Acto II - Acto III