El rufián dichoso: 40

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Acto II
Pág. 40 de 68
El rufián dichoso Acto II Miguel de Cervantes


MUS.

«¡Dulzes dias, dulzes ratos
los97 que en Seuilla se gozan,
y dulzes comodidades
de aquella ciudad famosa, 595
do la libertad campea,
y en sucinta y amorosa
manera Venus camina
y a todos se ofrece toda,
y risueño el amor canta 600
con mil passages de gloria:
"No ay cosa que sea gustosa,
sin Venus blanda amorosa!"»


CRUZ

Vade retro, Sa[ta]nas,
que para mi gusto aora 605
no ay cosa que sea gustosa
sin la dura cruz preciosa.

 
(Vanse los demonios gritando.)

  

F. ANTONIA

Hazerme quiero mil cruzes;
he visto lo que aun no creo.
Afuera el temor, pues veo 610
que viene gente con luzes.


CRUZ.

¿Que haze aqui, fray Antonio?


F. ANTONIA

Estaua mirando atento
vna dança de quien siento
que la guiaua el demonio. 615


CRUZ.

Deuia de estar durmiendo,
y soñaua.


F. ANTONIA

No, a fe mia;
padre Cruz, yo no dormia.

 
(Entran a este punto dos ciudadanos
con sus lanternas, y el PRIOR.)

  

CIUDADANO 1.

Señor, como voy diziendo,
pone gran lastima oylla: 620
que no ay razon de prouecho
para enternecerle el pecho
ni de su error diuertilla;
y pues auemos venido
a tal hora a este conuento 625
por remedio, es argumento
que es el daño muy crecido.


<<<
>>>