El rufián dichoso: 48

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Acto II
Pág. 48 de 68
El rufián dichoso Acto II Miguel de Cervantes


D.ª ANA.

¿A quien me dais?


CRUZ.

A la pura,
sacrosanta, rica y bella,
que fue Madre y fue donzella,
crisol de nuestra ventura. 895
A Christo cruzificado
os doy por fiador tambien;
doyosle niño en Belen,
perdido y despues hallado.


D.ª ANA.

Los fiadores me contentan; 900
los testigos, ¿quien seran?


CRUZ.

Quantos en el cielo estan
y en sus escaños se sientan.


D.ª ANA.

El contrato referid,
porque yo quede enterada 905
de la merced señalada
que me hazeis.


CRUZ.

Cielos, oid.
Yo, fray Christoual de la Cruz, indigno
religioso, y professo en la sagrada
orden del patriarca felicissimo 910
Domingo santo, en esta forma digo:
Que al alma de doña Ana de Treuiño,
que està presente, doy de buena gana
todas las buenas obras que yo he hecho
en caridad y en gracia desde el punto 915
que dexè la carrera de la muerte
y entrè en la de la vida; doyle todos
mis ayunos, mis lagrimas y açotes,
y el merito santissimo de quantas
missas he dicho, y assimismo doyle 920
mis oraciones todas y desseos,
que han tenido a mi Dios siempre por blanco;
y, en contracambio, tomo sus pecados,
por inormes que sean, y me obligo
de dar la cuenta dellos en el alto 925
y eterno tribunal de Dios eterno,
y pagar los alcances y las penas
que merecieren sus pecados todos.
Mas es la condicion deste concierto,
que ella primero de su parte ponga 930
la confession y el arrepentimiento.


<<<
>>>