El rufián dichoso: 51

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Acto III
Pág. 51 de 68
El rufián dichoso Acto III Miguel de Cervantes


(Entra el PADRE CRUZ,
llagado el rostro y las manos;
traenle dos ciudadanos de los braços,
y FRAY ANTONIO.)


CRUZ.

Acompaña a la lepra la flaqueza;
no me puedo tener. ¡Dios sea bendito,
que assi a pagar mi buen desseo empieça!


PRIOR

Por esse tan borrado sobreescrito
no podra conoceros, varon santo, 50
quien no os mirare muy de hito en hito.


CRUZ.

Padre prior, no se adelante tanto
vuestra aficion, que me llameys con nombre
que me quadra tan mal, que yo me espanto.
Inutil frayle soy, pecador hombre, 55
puesto que me acompaña vn buen desseo;
mas no dan los desseos tal renombre.


CIUDADANO

En vos contemplo, padre Cruz, y leo
la paciencia de Iob, y su presencia
en vuestro rostro deslustrado veo. 60
Por la agena malicia la inocencia
vuestra salio, y pagò tan de contado,
qual lo muestra el rigor desta dolencia.
Obligastesos oy, y aueys pagado oy.


CRUZ.

A lo menos, de pagar espero, 65
pues de mi voluntad quedè obligado.


CIUDADANO 2.

¡O en la viña de Dios gran jornalero!
¡O caridad, brasero y fragua ardiente!


CRUZ. Señores, hijo soy de vn tabernero;

y si es que adulacion no està presente, 70
y puede la humildad hazer su oficio,
cesse la cortesia, aqui indecente.


F. ANTONIA

Yo, traydor, que a la gula, en sacrificio
del alma, y a la hampa, engendradora
de todo torpe y asqueroso vicio, 75
digo que me consagro desde agora
para limpiar tus llagas y curarte,
hasta el fin de mi vida o su mejora;
y no tendra conmigo alguna parte
la vana adulacion, pues, de contino, 80
antes rufian que santo he de llamarte.
Con esto no hallará ningun camino
la vanagloria para hazerte guerra,
enemigo casero y repentino.


CIUDADANO 2.

Venistes para bien de aquesta tierra. 85
¡Dios os guarde mil años, padre amado!


<<<
>>>