El rufián dichoso: 53

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Acto III
Pág. 53 de 68
El rufián dichoso Acto III Miguel de Cervantes


SAQUEL

Fue a los fines 120
de su maluada vida.


VISIEL

En vn instante
nos quita de las manos Dios al alma
que se arrepiente y sus pecados llora;
quanto y mas, que esta estaua enriquezida
con las gracias del frayle hi de vellaco. 125


SAQUEL

Mas deste generoso, a lo que entiendes,
¿que serà del, agora que està seco
e inutil para cosa desta vida?


VISIEL

¿Aquesso ignoras? No sabes (que) conocen
sus frayles su virtud y su talento, 130
su ingenio y su bondad, partes bastantes
para que le encomienden su gouierno?


SAQUEL

¿Luego serà prior?


VISIEL

¡Muy poco dizes!
Prouincial le verás.


SAQUEL

Ya lo adiuino.
En el jardin està; tu no te muestres, 135
que yo quiero a mis solas darle vn toque
con que siquiera a yra le prouoque.

(Entranse.)

(Sale FRAY ANGEL y FRAY ANTONIO.)}}


F. ANTONIA

¿Que trae, fray Angel? ¿Son hueuos?


A.

Hable, fray Antonio, quedo.



F. ANTONIA

¿Tiene miedo?


A.

Tengo miedo. 140


F. ANTONIA

Deme dos de los mas nueuos,
de los mas frescos, le digo,
que me los quiero sorber
assi, crudos.


A.

Ay que hazer
primero otra cosa, amigo. 145


F. ANTONIA

Siempre acudes a mi ruego
dilatando tus mercedes.


A.

Si estos hueuos comer puedes,
veslos aqui, no los niego.


<<<
>>>