El rufián dichoso: 54

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Acto III
Pág. 54 de 68
El rufián dichoso Acto III Miguel de Cervantes


(Muestrale dos bolas de argolla.)


F. ANTONIA

¡O coristas y nouicios! 150
La mano que el bien dispensa,
os quite de la despensa
las cerraduras y quizios;
la yerua del pito os de,
que abre todas cerraduras, 155
y veays, estando a escuras,
como el luciernago ve;
y, señores de las llaues,
sin temor y sobresalto,
deys vn generoso assalto 160
a las cosas mas suaues;
busqueys hebras de tocino,
sin hazer del vnto caso,
y en penante y limpio vaso
deys dulces soruos de vino; 165
de almendra morisca y passa
vuestras mangas se vean llenas,
y jamas muelas agenas
a las vuestras pongan tassa;
quando en la tierra comays 170
pan y agua con querellas,
halleys empanadas bellas
quando a la celda boluays;
hagaos la paciencia escudo
en qualquiera vuestro aprieto; 175
mandeos vn prior discreto,
afable y no cabeçudo.


A.

Deprecacion bien christiana,
fray Antonio, es la que has hecho;
que aspirò a nuestro prouecho, 180
es cosa tambien bien llana.
Grande miseria passamos
y a sumo estrecho venimos
los que missa no dezimos
y los que no predicamos. 185


<<<
>>>