El rufián dichoso: 57

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Acto III
Pág. 57 de 68
El rufián dichoso Acto III Miguel de Cervantes


CRUZ.

¿Que quieres desso inferir,
enemigo Satanas?


SAQUEL

Que es locura en la que das,
dignissima de reyr;
que en el cielo ya no dan 270
puerta, a que entren de rondon,
assi como entrò vn ladron,
que entre tambien vn rufian.


CRUZ.

Conmigo en valde te pones
a disputar: que yo se 275
que, aunque te sobre en la fe,
me has de sobrar tu en razones.
Dime a que fue tu venida,
o bueluete, y no hables mas.


SAQUEL

Mi venida, qual verás, 280
es a quitarte la vida.


CRUZ.

Si es que traes de Dios licencia,
facil te serà quitalla,
y mas facil a mi dalla
con promptissima obediencia. 285
Si la traes, ¿por que no prueuas
a ofenderme? Aunque rezelo
que no has de tocarme a vn pelo,
por muy mucho que te atreuas.
¿Que bramas? ¿Quien te atormenta? 290
Pero esperate, aduersario.


SAQUEL

Es para mi de vn rosario
bala la mas chica cuenta.
Rufian, no me martirizes;
tuerce, hipocrita, el camino. 295


CRUZ.

Aun bien que tal vez, malino,
algunas verdades dizes.

(Vase el demonio bramando.)

Buelue, que te desafio
a ti y al infierno todo,
hecho valenton al modo, 300
que plugo al gran Padre mio.
¡O alma!, mira quien eres,
para que del bien no tuerças;
que el diablo no tiene fuerças,
mas de las que tu le dieres. 305
Y para que no rehuyas
de verte con el a braços,
Dios rompe y quiebra los lazos
que passan las fuerças tuyas.


El rufián dichoso de Miguel de Cervantes

Personas - Acto I - Acto II - Acto III