El rufián dichoso: 63

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Acto III
Pág. 63 de 68
El rufián dichoso Acto III Miguel de Cervantes


SAQUEL

No serà nuestra yda de prouecho,
porque serà de hazerle beneficio,
pues siempre que a los braços he venido 500
con el, queda con palma, y yo vencido.


LUC.

Mientras no arroja el postrimero aliento,
bien se puede esperar que en algo tuerça
el peso, puesto en duda el pensamiento:
que a vezes puede mucho nuestra fuerça. 505


VISIEL

Yo cumplire, señor, tu mandamiento:
que adonde ay mas bondad, alli se esfuerça
mas mi maldad. Alla voy diligente.


LUC.

Todos venid, que quiero estar presente.


(Entranse todos,
y salen tres almas,
vestidas con tunicelas de tafetan blanco,
velos sobre los rostros, y velas encendidas.)


ALMA 1.

Oy, hermanas, que es el dia 510
en quien, por nuestro consuelo,
las puertas ha abierto el cielo
de nuestra carzeleria
para venir a este punto,
todo lleno de misterio, 515
viendo en este monasterio
al gran Christoual difunto,
al alma deuota suya
bien serà la acompañemos,
y a la region la lleuemos 520
do està la eterna aleluya.


ALMA 2.

Felice jornada es esta,
santa y bienauenturada,
pues se hara, con su llegada,
en todos los cielos fiesta: 525
que lleuando en compañia
alma tan deuota nuestra,
daran mas claro la muestra
de júbilo y de alegria.


El rufián dichoso de Miguel de Cervantes

Personas - Acto I - Acto II - Acto III