El rufián dichoso: 64

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Acto III
Pág. 64 de 68
El rufián dichoso Acto III Miguel de Cervantes
ALMA 3.

Ella abrio con oraciones, 530
ayunos y sacrificios,
de nuestra prision los quizios,
y abreuió nuestras passiones.
Quando en libertad viuia,
de nosotras se acordaua, 535
y el rosario nos rezaua
con deuocion cada dia;
y quando en la religion
entrò, como auemos visto,
muerto al diablo y biuo a Christo, 540
aumentò la deuocion.
Ni por la riguridad
de las llagas que en si tuuo,
jamas indeuoto estuuo,
ni falto de caridad. 545
Prior siendo y prouincial,
tan manso y humilde fue,
que hizo de andar a pie
y descalço gran caudALMA
Treze años ha que ha viuido 550
llagado, de tal manera,
que, a no ser milagro, fuera
en dos dias consumido.


ALMA 1.

Remite sus alabanças
al lugar donde caminas, 555
que alli las daran condignas
al valor que tu no alcanças;
y mezclemonos agora
entre su acompañamiento,
escuchando el sentimiento 560
deste su amigo que llora.


(Entranse.)



El rufián dichoso de Miguel de Cervantes

Personas - Acto I - Acto II - Acto III