El rufián dichoso: 67

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Acto III
Pág. 67 de 68
El rufián dichoso Acto III Miguel de Cervantes


(Entra otro.)


CIUDADANO 3.

Yo soy, sin duda, la desgracia misma;
no he podido topar de aqueste santo 630
siquiera con vn hilo de su ropa,
puesto que voy contento y satisfecho
con auerle besado quatro vezes
los santos pies, de quien olor despide
del cielo; pero tal fue el en la tierra. 635
El virrey le trae en ombros, y sus frayles,
y aqui, en aquesta bobeda del claustro,
le quieren enterrar. Musica suena;
parece que es del cielo, y no lo dudo.


(Traen al santo tendido en vna tabla,
con muchos rosarios sobre el cuerpo;
traenle en ombros sus frayles y el VIRREY;
suena lexos musica de flautas o chirimias;
cessando la musica, dize a bozes dentro LUCIFER,
o, si quisieren, salgan los demonios al teatro:)


LUC.

Avn no puedo llegar siquiera al cuerpo, 640
para vengar en el lo que en el alma
no pude: tales armas le defienden.


SAQUEL

No ay arnes que se yguale al del rosario.


LUC.

Vamos, que en sólo verle me confundo.


SAQUEL

No auemos de parar hasta el profundo. 645


F. ANTONIA

¿Oyes, fray Angel?


A.

Oygo, y son los diablos.


VIRREY

Haganme caridad sus reuerencias
que torne yo otra vez a uer el rostro
deste bendito padre.


PRIOR

Sea en buen hora.
Padres, abaxen, ponganle [en el suelo], 650
que, pues la deuocion de su excelencia
se estiende a tanto, bien serà agradalle.


VIRREY

¿Que es este el rostro que yo vi ha dos dias
de horror y llagas y materias lleno?
¿Las manos gafas117 son aquestas, cielo? 655
¡O alma, que, bolando a las serenas
regiones, nos dexaste testimonio
del felice camino que oy has hecho!
Clara y limpia la caxa do habitaste,
abrasada primero y ahumada 660
con el fuego encendido en que se ardia,
todo de caridad y amor diuino.


<<<
>>>