El sastre de Campillos: 175

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 175 de 247
El sastre de Campillos Acto III Francisco Bances Candamo


MARÍN:

Tu tragedia canta.

MANRIQUE:

Es de una dulce voz la fuerza tanta,
de su dulzura tanto es el hechizo,
que suspender la cólera me hizo;
porque una habilidad tanto entretiene,
que aunque en fin se aborrezca a quien la tiene,
el rato lisonjero que se atiende,
sino borra el enojo, le suspende;
y aunque ahora cantar mi muerte intente,
¿qué importa, si la canta dulcemente?

MARÍN:

Disculpa tiene, el que a querer se emplea
a dama que cantare, aunque sea fea,
y aunque diga, al mirarla con enojos,
¡oh si para la voz hubiese ojos!
¡Oh si a la voz le diese cara el viento!
¡Oh si la voz se viese por el tiento!
(Canta un .)


<<<

El sastre de Campillos de Francisco Bances Candamo

Elenco

Acto I --Escena-- I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX - X -- XI - XII - XIII - XIV

Acto II --Escena-- I - II - III- IV - V - VI- VII - VIII - IX- X - XI - XII - XIII - XIV - XV - XVI - XVII - XVIII

Acto III --Escena-- I - II - III- IV - V - VI - VII - VIII - IX - X - XI - XII - XIII - XIV - XV - XVI

>>>