El vaso de elección: 035

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 035 de 146
El vaso de elección Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


 


PEDRO:

Ya que el día que me caso
os trujo vuestra fortuna
a esta ocasión, fuera, Saulo,
para mí de grande estima
que, en nuestra mesa cenando,
honrarais nuestras barracas;
que suelen ser de regalo
las cenas de pescadores,
y más en iguales casos;
para cuyo intento no hay
en todo este mar pescado
que no registren las redes
en nuestros humildes platos:
el ostión frito y cocido,
entre sus conchas guardado
como la perla; el albur,
la acedía y el robalo;
el pámpano entre laureles,
y como ternera, asado;
el sollo con perejil;
el peje espada y el barbo;
la lamprea en pan, la enguilla
que la imita, y el pescado
del refrán, que es siempre el mero,
y el pulpo hecho pedazos;
el congrio, el salmón, la jibia,
y el cangrejo colorado,
y el langostín, que al coral
parece que hurtó los ramos;
la sardina, que, a no ser
tan común, fuera estimado
por el pescado mejor,
y el sábalo, que le igualo
al faisán de Italia, el mujo,
el calamar y el dorado,
la caballa y el zurel,
y con pimienta el hidalgo
camarón, el peje rey,
el besugo y el lenguado.


<<<
>>>