El vaso de elección: 051

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 051 de 146
El vaso de elección Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


 

ELIUD:

  ¡Qué falso y traidor está
sosegado el mar agora!
A quien su inconstancia ignora,
segura parecerá.
  Pues aunque su calma pida
dátiles al parecer,
si puedo, no me ha de ver
navegándole en su vida.
  No quiero tratar con quien
parece en la condición
que ha sido camaleón;
bien haya la tierra, amén,
  que es siempre de una manera
brame el leveche y solano,
que el que es llano siempre es llano.
y el que es monte nunca espera
  ser otra cosa jamás,
y sin mirar las estrellas,
guían carriles y huellas
a los que vienen atrás.
  No hay más lindo caminar
que en un macho de alquiler,
tierra a tierra a su placer,
desde la venta al lugar.
  Que navega a cuatro pies
sin viento, y si tiene alguno
por la popa, es importuno
si la cola el timón es.
  Que cuando por maravilla
se va a pique en este mar,
puede, sin saber nadar,
salir un hombre a la orilla.


<<<
>>>