El vaso de elección: 094

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 094 de 146
El vaso de elección Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


 

SAULO:

  Pésame que una mujer
de tu nobleza, haya dado
en tan necio parecer;
mas para haberte engañado,
basta este nombre tener.
  ¿Quién, dime, te ha persuadido
que el camino verdadero
es el que hasta aquí has seguido?

MAGDALENA:

Este divino cordero,
por mí afrentado y herido,
  este león de Judá
con el puñal en la boca,
que para todos está
como el amor le provoca,
abiertos los brazos ya.
  Llega, tirano, a adoralle,
que te está a voces pidiendo
que no tardes en buscalle,
si no es que vas pretendiendo
volver a crucificalle.


<<<
>>>