El vaso de elección: 119

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 119 de 146
El vaso de elección Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


(Descúbrese una cueva, y en ella la MAGDALENA de rodillas, su cabello tendido y un Cristo en las manos.)
MAGDALENA:

  Amado esposo mío,
siempre abiertos los brazos al remedio,
en cuyo bien confío,
que entre Dios y los hombres puesto en medio,
su culpa redimiste,
divino norte de mi llanto triste:
  ¿Cuándo, lleno el cabello
de las perlas del alba aljofarada,
cubierto el rostro bello
de jazmines, diciendo: Esposa amada,
llegarás a mi puerta,
estando para el alma toda abierta?
  ¿Cuándo, de que ha pasado
el invierno darán las varias flores
señal en monte y prado,
y los enamorados ruiseñores
darán música al día,
siendo tu sol el sol del alba fría?
  ¿Cuándo la voz sonora
oiremos de la viuda tortolilla
recibiendo el aurora?


<<<
>>>