El vaso de elección: 120

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 120 de 146
El vaso de elección Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


MAGDALENA:

¿Cuándo nieve y zafir dará a la orilla
el caudaloso río,
ámbar el prado, perlas el rocío?
  Pase el invierno, pase
tu ausencia larga, esposo regalado,
porque en tu amor me abrase
con dulces lazos de mi cuello atado,
y escuche de tu boca
tiernos requiebros que me vuelvan loca.
  No esté yo tan ausente
de vos, mi bien: volvedme a vuestros ojos,
que os quiero eternamente,
y sin vos, todo es lágrimas y enojos.
Por vuestros brazos muero,
y desta muerte allí la vida espero.
  ¡Ah mi bien! ¡ah mi esposo!
¡Ah mi cielo! ¡Ah señor de mi albedrío!
¡Mi centro, mi reposo,
alma, vida, mi gloria, dueño mío!
El alma se me abrasa;
no me rondéis, amor; entrad en casa.
  Mirad que vuestra ausencia
no la puedo sufrir; venid, que es hora,
que ya falta paciencia
a quien por tantas causas os adora.


<<<
>>>