El vaso de elección: 134

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 134 de 146
El vaso de elección Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


PEDRO:

Ya conozco vuestra fe.

CLETO:

Padre, escríbenos.

PEDRO:

Sí haré.

LINO:

¡Adiós!

PEDRO:

Lino y Cleto, adiós.
(Vanse.)
  Señor, mis caducas plantas,
como siempre encaminad.
¡Adiós, soberbia ciudad,
madre de grandezas tantas,
  que a pesar del tiempo, en vos.,
por divina maravilla
el mundo ha de ver la silla
de los tenientes de Dios,
  siendo de su Iglesia centro.
Un hermoso peregrino
viene por este camino;
quiero salille al encuentro,
  que le he cobrado afición,
y haciendo de quién es prueba,
sabré dél qué intento lleva
a Roma en esta ocasión.
  Mientras cerca le miro (sic),
en extremo me aficiona;
mas su gallarda persona,
su hermosa presencia admiro:
  guíe, peregrino, el cielo
vuestros pasos.


<<<
>>>