El vaso de elección: 138

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 138 de 146
El vaso de elección Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


NERÓN:

Séneca, el amor jamás
que ha de hallar otra igual piensa
que la que perdió, y ansí,
en perdiendo no sosiega.
No hay persuadirme que a Tulia
he de hallar quien le parezca,
si no es en mudanza el viento
y las piedras en dureza.
¡Oh, si supieses, maestro,
como me enseñaste ciencia,
enseñarme olvido, cuántas
desdichas vencer pudiera!
Que eterna fama ganaras,
pues aquesta pestilencia
del alma, amor con olvido
fácil remedio tuviera.
¡Qué de templos, qué de altares,
qué de estatuas de oro y piedras
amantes te levantaran,
y sacrificios te hicieran!
Mas ¿no hay quien enseñe olvido?

SÉNECA:

El tiempo solo le enseña.

NERÓN:

Ya está acabada la vida
cuando esa doctrina llega.


<<<
>>>