El verdadero amante: 064

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 064 de 136
El verdadero amante Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


MENALCA:

  Basta. No sé, te prometo,
qué furia, si no es Aleto,
se me reviste en el pecho.
Yo estoy de ti satisfecho;
sólo te encargo el secreto.
  Aquí te puedes quedar;
que hoy le tengo de acabar.
Hoy no se ha de ver con vida:
tanto puede la homicida
que me ha enseñado a matar.
  Voy a buscar ocasión
para ejecutar mi intento.

CORIDÓN:

 (Vase.)
Sus alas te ponga el viento
a los pies, y al corazón
su fuego el cuarto elemento.
  Ya desde hoy más, en el mío
salga el fuego al hielo frío
que en lágrimas se resuelve,
pues hoy tan aprisa vuelve
atrás su corriente el río.
  Fortuna, hoy vuelves atrás,
pues en la mano me das
el bien que mi alma quiere;
si aqueste Jacinto muere,
no puedo pedirte más.
  Que si Menalca le mata,
mientras el perdón se trata,
por fuerza se ha de ausentar;
y yo me vengo a quedar
solo con aquesta ingrata.


<<<
>>>