El verdadero amante: 092

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 092 de 136
El verdadero amante Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


MENALCA:

Haz cuenta en esa ocasión
que toda mi hacienda heredas,
  Coridón. Si me confiesas
que son ciertas estas bodas,
pazcan tus ovejas todas
la yerba de mis dehesas.
  Colma de mis limpias eras
tus trojes del rojo trigo,
y tenme por tan amigo,
que para todo me quieras.
  Toma, toma a manos llenas
el fruto de mis ganados,
la fruta de mis cercados
y la miel de mis colmenas,
  que a mí, Belarda me sobra.

CORIDÓN:

Y a mí, mejor que tu hacienda,
porque es del alma una prenda
que por ninguna se cobra.
  ¡Qué poco amor te enloquece!
Porque el enfermo amador
conoce el ajeno amor
por el mismo que padece.
(Sale JACINTO huyendo, y FELICIO tras él con un cayado.)

FELICIO:

  ¿Ansí, traidor, infamia de los hombres,
tal libertad me respondéis tan presto?

JACINTO:

Padre y señor...


<<<
>>>