El verdadero amante: 097

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 097 de 136
El verdadero amante Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


FELICIO:

¡Traidor, traidor! Tu muerte solicitas.
Yo pienso hacer que hoy borradas sean
  con sangre tuya. Aguarda, aguarda, aguarda.

JACINTO:

Nunca tus ojos tal venganza vean.
(Vanse los dos.)

CORIDÓN:

El ánimo suspenso me acobarda,
  Menalca, la extrañeza del suceso.
¡Mira si es adorado de Belarda!

MENALCA:

Calla, que estoy para perder el seso;
  y así, en este punto determino
hacer un loco y temerario exceso.
¡Que no me hiciera mi cruel destino
  de tan humildes padres, que igualara
desta Belarda el casamiento indino!
Sospecho que con ella me casara...
  y aun sin sospechocasaré con ella.

CORIDÓN:

¿Burlas?

MENALCA:

¡Pluguiera a Dios que me burlara!

CORIDÓN:

¿Ansí tan fácilmente se atropella
tanta nobleza?

MENALCA:

  Todo se le debe
a la excelencia de una cosa bella.
Es amor un océano que bebe
  todos los ríos sin guardar decoro:
tanto las almas a su fuerza mueve.
Los azadones y los cetros de oro
  junta, como la muerte, en una liga;
condena el libre pecho a eterno lloro,
y aun a vivir en cuerpo ajeno obliga


<<<
>>>