El verdadero amante: 098

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 098 de 136
El verdadero amante Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


(Sale AMARANTA .)
AMARANTA:

(Para sí.)
Ya de su guerra mortal
mis celos en paz estén,
pues con las nuevas del bien
se va templando mi mal.
  Pastores, ¿habéis, por dicha,
visto a Glicerio?

MENALCA:

¡Oh, pastora,
a quien la fortuna ahora
puso en la mayor desdicha!
  Hemos por lo menos visto
aquel tu ingrato pastor,
por quien te fuera mejor
que te viviera Doristo.
  Ya tú sabrás el concierto
de tus padres.

AMARANTA:

Bien lo sé.

MENALCA:

Mas no sabrás de su fe
que está por Belarda muerto.
  Aquí su padre trataba
su casamiento con él;
yo por mí, por ti y por él,
de mi hacienda te dotaba;
  mas el traidor, que tan sólo
el bien de Belarda precia,
mejores prendas desprecia
que si fuera el dios Apolo.
  El padre corre tras él,
pensando dalle la muerte:
esta es tu suerte y mi suerte,
más que hasta ahora cruel.
  Sabes que a Belarda adoro,
y temo, si él te dejase,
que con Belarda se case,
causa de mi eterno lloro.
  ¡Mira en qué punto me tiene
la fortuna que me sigue!


<<<
>>>