El verdadero amante: 100

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 100 de 136
El verdadero amante Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


MENALCA:

La vida falte primero.
¿Qué dudas?

AMARANTA:

Deciros quiero
el remedio que tenéis,
  y lo que el mío ha de ser:
veréis en mi industria tal
lo que es agudo en el mal
el ingenio de mujer.
  Sabréis, y sabe todo aqueste valle,
que fui querida del traidor Jacinto,
de quien agora soy aborrecida,
con el extremo que de Clicia Apolo.
Casáronme mis padres con Doristo
para mi muerte y a disgusto suyo.
En el segundo día de mis bodas,
sabéis que de improviso quedó muerto,
cosa que ha sido murmurada tanto.
Podéis los dos jurar que este Jacinto
comunicaba con los dos mil veces
darle un veneno por casar conmigo,
y yo de la traición daré querella.
Pues como todos saben que me amaba,
y ven mi esposo de improviso muerto,
¿quién duda que no den crédito al caso,
y preso le sentencien a la muerte?
Podré yo entonces, con piedad fingida,
como que aquello me ha inspirado el cielo,
decir que le perdono, si me ofrece
que por el muerto me dará su vida,
casándose conmigo, y esto antes
que de la cárcel libremente salga.


<<<
>>>