Escarmientos para el cuerdo: 005

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 005 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


MANUEL:

               El Soldán de Cambayá,
               que a la libertad antigua
               de su imperio vio poner
               tal yugo en su tierra misma,
               e impaciente de que extraños
               le registren las salidas
               y entradas que al Indo mar
               nuestro fuerte le limitan,
               por tres años de gobierno
               que estuve en aquella isla
               procuró mi destrucción,
               ya en fe de paces fingidas,
               disimulando asechanzas,
               ya en peligrosas caricias,
               convidándome a sus fiestas
               y frecuentando visitas,
               ya, en fin, viendo mi cuidado
               con descubierta malicia,
               asaltándome de noche
               varias veces; mas perdida
               la esperanza de vencerme,
               habiendo llegado un día
               a Dío el gobernador
               don Nuño con dos cuadrillas
               de naves de guerra, apresta
               el bárbaro la infinita
               multitud de sus vasallos
               --en secreto apercibida--.


<<<
>>>