Escarmientos para el cuerdo: 007

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 007 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


MANUEL:

               Llegó en seis fustas el moro;
               pero apenas subió arriba
               por la escala al galeón
               cuando manda que le embistan
               trescientos juncos y paraos
               --naves son de la milicia
               indiana--con que en un punto
               el mar, que de tanta quilla
               se vió oprimido, espumando
               cólera, montes enrisca
               tan altos, que pudo en ellos
               volverse la luna ninfa.
               Seis mil flecheros disparan
               a un tiempo jaras y grita
               tanta, que sordos y ciegos
               temió el oído y la vista;
               pero haciéndose a la mar
               los nuestros, las naves viran,
               y, parteando preñeces
               de bronce, las olas limpian
               con las esconas de fuego,
               cuyas pelotas derriban
               mil cabezas para chazas
               de la fama que eternizan.
               Tembló la armada blasfema,
               huyendo las que fulminan
               nubes de metales roncos
               los Falaris de sus vidas,
               y el bárbaro que intentaba,
               mientras sus flechas granizan,
               prender al gobernador,
               viendo la mortal ruina
               de sus indios, temeroso
               se arroja al agua, y encima
               de sus olas con los brazos
               lisonjas al mar dedica.


<<<
>>>