Escarmientos para el cuerdo: 008

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 008 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


MANUEL:

               Blanco de nuestros mosquetes,
               llegó con tantas heridas,
               que para escribir victorias
               su sangre al mar prestó tinta.
               Tomó puerto ya sin alma
               el cuerpo infiel, y a la orilla,
               en mausoleos de arena,
               no echó menos los de Libia.
               Saltamos en tierra todos,
               y barriendo la marina
               de la infinidad cobarde,
               la venganza hizo tal riza
               que, temerosas las almas
               de la estrecha compañía
               de sus cuerpos, diez mil moros
               a la muerte hicieron rica.
               Asaltamos la ciudad,
               que de nuestro fuerte dista
               dos leguas, y entrando en ella,
               ni la inocente puericia,
               ni la decrépita plata,
               ni el sexo hermoso que priva
               de las armas el furor
               y vence a la cortesía,
               admitió sus privilegios;
               porque igualmente la ira
               portuguesa añadió a Troya,
               si no lástimas, cenizas.


<<<
>>>