Escarmientos para el cuerdo: 009

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 009 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


MANUEL:

               Satisfizo su hambre el fuego,
               como su sed la codícia,
               con los robados despojos,
               y después que por tres días
               unos lloran y otros cantan,
               el gran Nuño fortifica
               la plaza; añade soldados
               a la fortaleza e isla;
               encarga a Antonio Silveira,
               persona tan noble y digna,
               de su gobierno, que puede
               serlo de esta monarquía.
               Cumplidos ya mis tres años,
               llevarme en su compañía
               quisiera el gobernador;
               pero la amistad antigua
               del nuevo alcaide Silveira
               pudo tanto, que me obliga
               a militar a su sombra,
               y la inclinación y estima
               que a Dios y su fortaleza
               tengo, pues fue hechura mía,
               y yo su primer caudillo,
               me compele a que le asista.
               Murió el gran Nuño, si muere
               quien, a pesar de la envidia,
               en archivos de la fama
               al tiempo se inmortaliza,
               y entró el gran don Juan de Castro,
               tercer virrey de la India,
               que cargado de victorias
               en flor la muerte marchita.


<<<
>>>