Escarmientos para el cuerdo: 012

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 012 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


MANUEL:

               Éste, pues, aunque tan grueso,
               inmóvil en una silla,
               lo que en las fuerzas
               le falta equivale
               en lo que arbitra;
               desembarcó en Cambayá
               y recibióle en su orilla,
               con aplausos y lisonjas,
               el Soldán y su familia;
               y deseosos los dos
               de dejar la tierra limpia
               de lusitanos estorbos,
               marcharon al otro día,
               llevando en entrambos campos,
               sin chusma y gente baldía,
               cuarenta y siete mil hombres,
               los treinta de flechería,
               los demás ejercitados
               en el mosquete, la pica,
               y los demás que en Europa
               honra nuestra disciplina.
               Llegados por tierra y mar
               tercios y naves nos sitian,
               y luego al asalto tocan,
               porque no nos aperciban
               la prevención y el sosiego;
               pero al instante que arriman
               escalas a la muralla,
               las coronan por encima
               portugueses que, animosos,
               trescientos turcos derriban
               a la ruciada primera
               de nuestra mosquetería.


<<<
>>>