Escarmientos para el cuerdo: 016

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 016 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


MANUEL:

               Quedó el bárbaro asombrado;
               y ciego, al cuarto de prima,
               el castillo de Rumeo
               asalta, y a escala vista
               le entró, perdiendo los nuestros
               en su defensa las vidas,
               sin quererse dar jamás,
               y entre ellos la valentía
               de su capitán Pacheco,
               cuya muerte en bronce escrita,
               siendo herencia de la fama,
               a un tiempo alegra y lastima.
               Diez asaltos generales
               nos dieron en veinte días,
               sin dejarnos sosegar
               uno solo; pero diga
               si ardides y estratagemas,
               tiros, flechas, fosos, minas,
               hallaron la vigilancia
               de nuevo valor vestida.
               Treinta hombres quedamos
               solos de quinientos, mas suplía
               el ánimo cantidades,
               hasta que al fin nos animan
               veinte fustas de socorro
               que don Juan de Castro envía
               con armas y bastimentos,
               y de noche dieron vista
               a nuestro fuerte, trayendo
               con presencia ostentativa
               cada uno cuatro faroles.


<<<
>>>