Escarmientos para el cuerdo: 022

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 022 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


GARCÍA:

               Es portugués. Basta sello;
               no haya más, señor Diaguito.

LEONOR:

               Gusto me ha dado infinito.

MARÍA:

               Subid al balcón, amores.

GARCÍA:

               Las damas arrojan flores,
               hagámoslas cortesía.

MANUEL:

               Plegue al cielo, Leonor mía,
               que no paren en rigores.
Éntranse con música, como vinieron,
y quedan CARBALLO y BARBOSA

BARBOSA:

               Pues, Carballo, ¿cómo ha ido
               allá con tanto rebato?

CARBALLO:

               Como tres con un zapato.
               Poetas habemos sido.

BARBOSA:

               ¿Cómo?

CARBALLO:

               Hicimos maravillas.
               Entre los tiros diversos
               hay unos llamados versos
               que arrojaban redondillas.
               Otros de mayor estima
               que, porque si disparaban,
               a ocho los arrimaban,
               se llaman octava rima.
               Poetizaba un culebrón
               al turco de un parapeto
               que se llamaba soneto,
               mas dad al diablo su son;
               porque derribaba a bulto,
               echando su consonante,
               cuanto topaba delante.


<<<
>>>