Escarmientos para el cuerdo: 024

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 024 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


Sale doña MARÍA en hábito de hombre

MARÍA:

               ¡Ah fidalgo!

CARBALLO:

               Ése es mi nombre.

MARÍA:

               Una palabra entretanto
               que entran.

CARBALLO:

               ¡Jesu, corpo santo!
               ¿qué he visto? ¿Quién eres, hombre?

MARÍA:

               ¡Ah, Carballo! ¿quien podía
               ser, sino una desdichada
               sin honor y ya olvidada?

CARBALLO:

               Señora doña María,
               ¿en la India vos? ¿Vos en Goa,
               y en traje tan indecente?

MARÍA:

               Mujer amante, y ausente
               aborreciendo a Lisboa,
               donde promesas y engaños
               acaudalaron enojos,
               pagando en llanto los ojos
               olvido de tantos años;
               cuando llegué a aventurar
               lo menos, si ya perdí
               lo más, ¿qué mucho que aquí
               me halléis?

CARBALLO:

               ¿Que el inmenso mar
               y sus peligros se atreva
               a pasar una mujer?


<<<
>>>