Escarmientos para el cuerdo: 028

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 028 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


CARBALLO:

               No sé, aunque tientan a pares
               las indianas hermosuras,
               que pruebe sus aventuras
               con las damas malabares;
               que en la India, porque se note,
               las caras que soplan brasas,
               unas son ciruelas pasas
               y otras son de chamelote.
               Las daifas más estimadas,
               y que aquí se solemnizan,
               si no negras, mulatizan
               y son ninfas nogueradas.
               Ninguna el rostro se adoba,
               no se perfuma ninguna,
               las más huelen a grajuna
               y todas son de caoba.
               ¿Qué voluntad amarilla
               las ha de amar, si es discreta,
               habiendo dama con teta
               que la llega a la rodilla?
               El gusto de mi señor
               es de noble portugués;
               llegad a hablarle después
               que deje al gobernador;
               que puesto que en su palacio
               se aposenta, tiempo habrá
               que amante os satisfará.
               Ellos vienen; más despacio
               podréis estimar, señora,
               finezas de vuestra fe;
               que si de repente os ve
               le alborotaréis ahora.

Vanse.


<<<
>>>