Escarmientos para el cuerdo: 040

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 040 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto I Tirso de Molina


GARCÍA:

               Mas no ofendamos su estima
               hasta aquí sólo iniciada;
               en Dío entró acompañada
               de doña Isabel, su prima.
               Menos la bala lastima
               que está del cañón más lejos;
               procuren sanar consejos
               lo que culpas informaron;
               que no en balde se estimaron
               en más los médicos viejos.
               Mas nunca doña Isabel
               me alabó tan oficiosa
               y necia a Manuel de Sosa
               como Leonor siempre en él.
               Si noble, sólo Manuel
               con la nobleza se alzó;
               si discreto, él se llevó
               la cátedra de los sabios...
               ¿Siempre Manuel en los labios
               y no en el alma? Eso no.
               ¿De qué sirve en mi porfía
               hacer discursos a obscuras,
               si todas mis conjeturas
               paran en deshonra mía?
               Mi sangre a Leonor envía,
               mi sangre, que no se infama;
               de mi sangre, Isabel, rama,
               corre también por mi cuenta;
               pues si cualquiera me afrenta,
               ¿qué está dudando mi fama?


<<<
>>>