Escarmientos para el cuerdo: 045

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 045 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


MARÍA:

               No digas más, que en quien ama,
               Manuel, disculpa menor
               basta a despertar su llama,
               agravios perdona Amor,
               que por eso dios se llama.
               Siendo hombre tú, no me espanto
               que ausente no correspondas,
               a tus deudas y a mi llanto.
               Tantos mares cuyas ondas
               sepultaron bajel tanto,
               ¿qué mucho que puedan más
               que yo? Disculpado estás,
               que ya de la ley salieras
               de amante ausente si fueras
               más firme que los demás.
               Yo perdono lo pasado
               como enmiendes lo presente.

MANUEL:

               No hay más amor bien logrado
               que el que en belleza prudente
               hace fácil su cuidado.
               ¡Qué discreta es tu hermosura,
               generosa en perdonar
               agravios de mi locura!


<<<
>>>