Escarmientos para el cuerdo: 049

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 049 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


MANUEL:

               Partiéronse, y yo ignorante
               llegué ayer, porque hoy castigos
               padezca mi fe inconstante,
               con dos hijos por testigos
               y dos esposas delante.
               Pero, en fin, doña María,
               escoja la suerte mía
               de dos daños el menor,
               viviendo tú, no es Leonor
               mi esposa, ni mi osadía
               es bien que al cielo se atreva.
               Si te das a conocer
               harás en mi muerte prueba
               del rigor de una mujer
               deshonrada con tal nueva.
               Sólo un medio se me ofrece
               con que este daño excusemos.
               Si difícil te parece
               muera yo y acabaremos
               la pena que me enloquece.

MARÍA:

               Como perderte no sea,
               propón peligros, y vea
               el mundo en mi amor constante
               sufrimientos de diamante
               que admire, aunque no los crea.


<<<
>>>