Escarmientos para el cuerdo: 051

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 051 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


MARÍA:

               ¿Pues qué inconveniente tiene
               que yo me quede contigo?

MANUEL:

               Muchos, si a saberse viene
               mi insulto, cuyo castigo
               será mortal; no conviene
               que tú participes de él.
               Don García es riguroso,
               la vejez es siempre cruel,
               si sabe que soy tu esposo
               y a su noble sangre infiel,
               alcanzaráte el rigor
               de su enojo. Al darme el hijo,
               triste fruto de mi amor,
               un hombre oculto me dijo,
               "Guárdaos del gobernador."
               Quien me avisa que me guarde
               de él, amores, ya hace alarde
               de que su agravio recela;
               siempre es vieja la cautela
               como el delito cobarde.
               Muera yo si ya está dada
               la sentencia contra mí,
               y no muerte duplicada
               con la tuya: quede en ti
               la imagen bella amparada
               de un hijo en quien resucito;
               luz hermosa que adoramos.
               Mi bien, ¿no será delito
               riguroso, si dejamos
               los dos huérfano a Diaguito?
               Claro está; mejor podré
               ausentarme cuando esté
               libre de ti, del rigor
               que temo. Vete a Tanor,
               que al punto te seguiré.


<<<
>>>