Escarmientos para el cuerdo: 052

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 052 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


MARÍA:

               ¡Ay, Manuel, que estoy dudosa
               de que quieres engañarme!
               En Goa Leonor hermosa;
               tú mudable y yo ausentarme
               cuando se llama tu esposa
               con un hijo? Si el postrero
               estiman los padres más,
               de tu olvido sólo espero
               que ingrato añadir querrás
               segundo agravio al primero.

MANUEL:

               Plegue a Dios, prenda querida,
               si llorases ofendida
               mi lealtad y fe constante
               que vengativo levante
               peligros contra mi vida
               cuanto esta máquina encierra.
               Si navegase, la guerra
               del mar llevándome a pique
               naufragios no notifique
               inauditos; si en la tierra,
               entre caribes adustos,
               abrasados arenales,
               tigres del monte robustos,
               rayos de nubes mortales,
               rigores del cielo justos,
               todos juntos homicidas,
               verdugos de mis enojos,
               en las prendas más queridas
               ceben su furia a mis ojos,
               porque me quiten más vidas.


<<<
>>>