Escarmientos para el cuerdo: 053

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 053 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


MARÍA:

               Basta, mi bien, que me pones
               pasmo con las maldiciones
               que trueque en dichas el cielo.
               Amoroso es mi recelo,
               grandes tus obligaciones.
               Haz de mí lo que gustares,
               que amante en todo te sigo;
               mas consuela mis pesares
               con permitir que conmigo
               lleve a Diaguito.

MANUEL:

               Que ampares
               gusto yo en su compañía
               soledades de mi amor
               que peligran en la mía
               si intenta el gobernador
               mi muerte. Hermosa María,
               a don Juan vamos a hablar.

MARÍA:

               En fin, ¿me vuelvo a ausentar
               de ti?

MANUEL:

               Seguiréte luego.
               A despedirme de Diego
               voy.

MARÍA:

               ¡Qué de ello he de llorar!

MANUEL:

               ¿Y cuál, sin él y sin ti
               he de quedar? En los dos
               toda el alma dividí.

MARÍA:

               Bien mío, líbrete Dios
               de este peligro.

MANUEL:

               ¡Ay de mí!

Vanse.


<<<
>>>