Escarmientos para el cuerdo: 065

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 065 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


Salen el gobernador,
don GARCÍA de Sá y
doña LEONOR
GARCÍA:

               La vergüenza es provechosa
               antes de hacerse el pecado;
               tarde te has avergonzado.
               Llega, y da a Manuel de Sosa
               la mano.

LEONOR:

               De aquesa suerte
               moriré, aunque desdichada,
               contenta a un tiempo y honrada.

CARBALLO:

               ¿Bodas hay, y luego muerte?
               Pues cásenme a mí también,
               no me entierren virginal.

GARCÍA:

               Daros quiero bien por mal,
               aunque indignos de este bien.
               A don Juan de Mascareñas
               escogía mi elección.
               Ir contra la inclinación
               ocasiona no pequeñas
               dificultades después;
               que el matrimonio desdoran
               y necios los padres lloran
               llevados de su interés.
               Mi jurisdicción no llega
               al alma, que el señorío
               tiene en él libre albedrío.
               Mientras que don Juan navega
               honestad atrevimientos
               dándoos las manos los dos,
               y hallen los padres en vos,
               Leonor, sabios escarmientos.


<<<
>>>