Escarmientos para el cuerdo: 067

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 067 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


GARCÍA:

               ¡Manuel!, ¿qué es eso?

MANUEL:

               No es nada.
               Turbación de mi contento.
               ¡Ay cielos, dadme, Leonor,
               ese cristal!

LEONOR:

               Ya os rendí
               con ella el alma. ¡Ay de mí!
               ¿Qué es esto? Mirad señor,
               que os debéis de haber herido;
               la mano me ensangrentaste
               cuando a dármela llegaste.

MANUEL:

               ¡Ay, cielo, por mi ofendido!
               ¡Ay esposa despreciada!
               Ya empiezan presagios tristes
               a vengaros.

GARCÍA:

               ¿Os heristes?

MANUEL:

               Un dedo al volver la espada.

LEONOR:

               Ataos en él este lienzo.

MANUEL:

               Esto es señal, mi Leonor,
               que mezcla sangres amor,
               y en la que a daros comienzo
               veréis cuán unos los dos,
               al yugo de amor atados,
               la unidad de los casados
               logramos, que dijo Dios.

GARCÍA:

               No hay que mirar agüeros
               ni miedos supersticiosos;
               el cielo os haga dichosos;
               poco tiempo hay, disponeros
               para el viaje es razón;
               ved lo que hay que apercibir,
               que esta noche ha de salir
               de la barra el galeón.
               Venid, que no es bien me venza
               de llanto que afrentas da.


<<<
>>>