Escarmientos para el cuerdo: 068

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 068 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


LEONOR:

               ¡Ay Dios! ¿qué fin tendrá
               boda que en sangre comienza?

CARBALLO:

               ¿Vivo y sano y enterrar?
               ¡Oh trágicos azadones!

MANUEL:

               María mis maldiciones
               ya me empiezan a alcanzar.
Vanse.
Salen doña MARÍA, de mujer,
don JUAN y DIAGUITO

JUAN:

               Aguardaréle en Tanor,
               aunque dilate esperanzas
               que martirizan tardanzas.
               Ha de ser doña Leonor
               mi esposa, y es cada día
               siglo eterno mi deseo.
               Manuel de Sosa hizo empleo,
               hermosa doña María,
               digno en vos de su nobleza.
               Encubrióme vuestro ser,
               mas no se puede esconder
               disfrazada la belleza.
               Más decente es ese traje,
               hálleos en él quien os ama;
               respétoos como a su dama,
               si primero cono a paje
               de mi Leonor os tenía
               voluntad.


<<<
>>>