Escarmientos para el cuerdo: 082

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 082 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


MARÍA:

               ¡Plegue al cielo que no tengas,
               cruel, próspero viaje!
               El mar, enriscando sierras,
               tus pilotos desatine;
               desmenuce tus entenas,
               tus velas al agua arroje,
               tus jarcias todas revuelva,
               no te quede mástil sano,
               no te deje tabla entera;
               diluvios sobre ti caigan
               porque zozobres en ellos;
               en su piélago agonices,
               y si llegares a tierra,
               estériles playas llore;
               encuentres Libias desiertas,
               caribes tu esposa agravien,
               indios roben tus riquezas,
               la sed mate a tus amigos,
               de hambre tus ministros mueran.
               Las prendas que más estimes,
               ésas en pedazos veas
               pasto de hambrientos leones,
               de tigres mortales presas.
               No sepan de ti las gentes,
               ni otra sepultura tengas
               que las silvestres entrañas
               de las más bárbaras fieras.
               Mas, ¡ay, cruel!, tus maldiciones mesmas
               éstas, no te alcancen, que me llevas
               la prenda más querida;
               por ella ampare Dios tu ingrata vida.
 
FIN DEL SEGUNDO ACTO


<<<
>>>