Escarmientos para el cuerdo: 085

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 085 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


GARCÍA:

               A estar muertos
               no llorara infamia viva.
               Era la honra mi espejo;
               sienta el alma su destrozo;
               su aumento procuré mozo,
               su pérdida lloro viejo.
               Vil consejo
               de piedad. Esto merece
               el que obedece
               a su amor, porque enterrado
               el pecado
               ni deshonra ni padece.
               ¡Qué bien guardará secretos
               un sepulcro vengativo!
               Ya mi agravio sucesivo
               pasará de hijos a nietos;
               ya respetos
               de honor el remedio es tardo,
               ya no aguardo
               sino descendencia infame
               cuando llame
               mi nieto el mundo un bastardo.


<<<
>>>