Escarmientos para el cuerdo: 086

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 086 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


JUAN:

               Los sentimientos son vanos,
               perdóneme vueseñoría,
               cuando la venganza envía
               sangre animosa a las manos.
               Mientras vive el ofensor
               no desmaye el ofendido;
               doña Leonor no ha perdido
               un ápice de su honor.
               Si la deslealtad supiera
               del capitán, cosa es clara
               que la mano le negara,
               que la suya no admitiera.
               No le juzgaba casado;
               su engaño creyó apacible,
               y la ignorancia invencible
               excusa todo pecado.
               Faltando el consentimiento
               no hay culpa en la voluntad;
               no consintió su beldad
               sin conyugal sacramento
               que amor le aposesionase;
               y así no me espanto yo
               que quien a ti engañó
               a una mujer engañase.
               Es crédula la belleza;
               ¿qué mucho que en tal porfía
               se fiase de quien fía
               el rey una fortaleza?
               Manuel de Sosa, ése sí,
               que su lealtad atropella
               contra el cielo y Leonor bella,
               contra tu honra y contra mí.


<<<
>>>