Escarmientos para el cuerdo: 092

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 092 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


Salen DIAGUITO, doña LEONOR, con un
niño en los brazos y MANUEL DE SOSA
MANUEL:

               Pues quedamos con las vidas
               démosle gracias a Dios;
               ¡Señor, perdonadme vos
               tantas culpas cometidas!
               Basten ya tantos trabajos;
               halle amparo en vos mi fe;
               perdí mi hacienda y hallé
               los venturosos atajos,
               para vos, de la pobreza.
               Si la limosna os obliga,
               permitid, Señor, que diga,
               no soberbio, que es bajeza,
               sino alegando servicios
               para que os doláis de mí,
               que a necesitado di
               remedio; que beneficios
               atajaron desconciertos
               de pobres que sustenté,
               las huérfanas que casé,
               sacrificios que hice a muertos,
               religiosos amparados,
               hospitales socorridos
               y cautivos redimidos;
               cuarenta y seis mil cruzados
               en vuestros libros de caja
               hallaréis, piadoso Dios,
               en partidas, donde vos,
               si premios de tal ventaja
               ofrecéis, piadoso y largo,
               a quien el sediento envía
               sólo un vaso de agua fría,
               podréis librar mi descargo
               y asentar mi finiquito.
               Si por pagado no os dais;
               si airado, Señor estáis,
               yo solo que hice el delito
               el castigo experimente
               que mi soberbia enfrenó;
               yo pequé, páguelo yo;
               no, mi Dios, tanto inocente.


<<<
>>>