Escarmientos para el cuerdo: 103

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 103 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


Salen doña LEONOR,
MANUEL, DIAGUITO y
los cuatro MARINEROS
MANUEL:

               El deseado río descubierto,
               no hallamos, Leonor mía, embarcaciones;
               el hambre cuatrocientos nos ha muerto,
               pasto fatal de tigres y leones;
               infructífero y sólo este desierto,
               salada el agua y tantas maldiciones
               como me alcanzan, niegan la salida
               la muerte al alma y al dolor la vida.
               Un vaso de agua cuesta cien escudos;
               premio mortal de aquél que va por ella;
               pues apenas se parte, que desnudos
               de ropas y crueldad le dan por ella
               muerte los cafres bárbaros y mudos.
               Acabóse el sustento, esposa bella;
               un pellejo de cabra mis soldados
               comieron hoy, y costóme cien cruzados.
               El reyecillo vil de aquesta gente
               nos ofrece en sus fuerzas hospedaje,
               entretanto que el cielo, más clemente,
               nos trae amigos que nos den pasaje;
               pero hallo en ello más inconveniente
               que en todo lo demás de este viaje,
               porque las armas en rehenes pide,
               o si no se las damos nos despide.


<<<
>>>