Escarmientos para el cuerdo: 108

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 108 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


CURGURU:

               No tenemo má que habrá
               di como lo Embasalor
               lo que le mandamo el reye
               tomamos resilución.
               Si arma damo, le hospedamo,
               turo como el culazón,
               si no damo despedimo.
               Mira qué queremo vos.

MANUEL:

               Esto esfuerza, compañeros;
               resolvámonos, Leonor.
               Su sencillez nos convida;
               muerte es toda dilación.
               ¿De qué nos han de servir
               armas contra tan feroz
               enemigo como el hambre?
               Dios nos dará embarcación,
               presto ya el invierno pasa,
               no ha de ser todo rigor;
               presto vendrán portugueses
               al rescate; lo mejor
               que el hombre tiene es la vida;
               seguid todos mi opinión,
               no muráis desesperados;
               ninguno diga de no.

MARINERO 1:

               Yo, a lo menos, si las diere,
               forzado será.

MARINERO 2:

               Pues yo,
               puesto que deseo servirte,
               dudo de hacer tal error.

LEONOR:

               ¿Las armas les quieres dar?
               Pues, mi Manuel, muerta voy;
               no esperes piedad en fieras
               sin discurso ni razón.


<<<
>>>