Escarmientos para el cuerdo: 109

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 109 de 125
Escarmientos para el cuerdo Acto II Tirso de Molina


DIAGUITO:

               Padre, mire lo que hace.

MANUEL:

               Matadme, pues, ya que sois,
               vuestros homicidas mismos
               y tan desdichado yo.
               Acabemos de una vez
               con tanta persecución;
               cumpla en mí el cielo presagios,
               satisfaga su rigor.

CURGURU:

               No tenemo que temé ya.

MANUEL:

               Hijos, si no por mi amor,
               por el vuestro, que es perdernos
               esa desesperación.

MARINERO 1:

               Alto; si en tal tema das,
               que nos maten.

MARINERO 2:

               Por Dios,
               que es sentenciarnos a muerte.
               Mas vaya.

MARINERO 3:

               Arcabuz, sin vos
               no hago cuenta de la vida.

MARINERO 4:

               Ya yo sin armas estoy
               y despedido del mundo.

LEONOR:

               El discurso te faltó,
               Manuel mío, al mejor tiempo.

MANUEL:

               Dios, mi bien, lo hará mejor;
               llevad las armas, tomadlas,
               y al rey decid que hizo hoy
               él solo más que han podido
               en Asia tanta nación,
               que nos dé salvoconducto.


<<<
>>>